Browsing articles in "ciencia"
Ene 23, 2009
PeiT

¿Cual es el logro más grande de la humanidad?

ISS_after_STS-124_06_2008

Hola, hola amiguitos. ¿Qué tal estáis? Yo, un poco herido en mi orgullo por el sueño que he tenido esta noche. He soñado que me encontraba con unos extraterrestres en un bar y estaban discutiendo sobre cual de sus planetas de origen era más evolucionado.

Yo me acercaba y me preguntaban que desde que habíamos salido de las cuevas, qué era lo más grande que habíamos sido capaces de hacer los humanos.

Me lo estuve pensando un rato y al final les respondí que creía que la Estación Espacial Internacional. Ellos se rieron de mí porque decían que eso era un puñetero trastero flotando en el espacio. ¡Da vergüenza verlo!

Y la verdad es que sí, que comparado con cualquier platillo volante de cualquier película de los 60’s, un poco de pena sí que da.

285px-Hubble_01Así, que me lo pensé mejor y les dije que El Telescopio Espacial Hubble. Pero volvieron a reírse de mí, porque según ellos los humanos éramos unos paletos si lo mejor que podíamos hacer era un catalejo que flota en el espacio, forrado con papel de plata.

Al final me fui del bar, ya que era imposible ganar a esos marcianos con sus teletransportes y sus naves que podían viajar a la velocidad de la luz.

¿Cual es según vosotros el mayor logro de la humanidad? Hace miles de años que salimos de las cuevas y desde entonces no hemos parado de idear, hacer experimentos, construir inventos… pero, ¿realmente hemos llegado tan lejos como nos creemos? ¿o seguimos siendo monos con palos y piedras?

Ene 14, 2009
PeiT

Hackea tu cerebro – Cómo tener alucinaciones con una pelota de ping-pong y una radio

Según el Boston Globe, al parecer, el cerebro es adicto a percibir estímulos, y si lo privamos de estas sensaciones “necesita” inventarse unas nuevas.

El procedimiento Gazfeld es un “truco” que podéis hacer en casa y con el que conseguiréis una alucinación parecida a la que provoca el LSD.

 hackea tu mente

Es extremadamente simple. Sólo tenéis que tumbaros en un sofá y colocar detrás de vuestra cabeza una radio no sintonizada en la que podamos escuchar el ruido de fondo (El famoso “fishhffffff”). Luego os colocáis la mitad de una pelota de ping-pong en cada ojo, y os lo sujetáis con esparadrapo para que no se os caigan.

menos dolorAl cabo de unos minutos el cerebro comenzará a inventarse la realidad. En las pruebas hechas, la gente asegura haber visto unicornios sobre nubes o escuchar la voz de algún ser querido muerto.

Yo si os digo la verdad no me lo termino de creer, habrá que probarlo. ¿Alguno de los presentes se anima a probarlo y contárnoslo?

También dan otros trucos, como que si miras un dedo que te duele a través de unos prismáticos invertidos te dolerá menos. Eso es debido a que al verlo más pequeño tu cerebro considera que debe doler menos. De igual manera si lo miras con los prismáticos en el sentido original te dolerá más, pues lo ves más grande.

Ene 12, 2009
PeiT

Proyecto Excelsior

Me entero vía reddit de esta historia que traduzco libremente.

472px-Kittinger-jump El Proyecto Excelsior fueron una serie de saltos en paracaídas hechos a gran altitud por el Capitan Joseph Kittinger entre 1959 y 1960.

Por aquellos años los aviones de combate de USA comenzaban a volar más alto y más rápido, y los altos mandos estaban preocupados por la seguridad de sus pilotos. En varios test detectaron que el, hasta entonces, sistema de eyección y paracaídas provocaba que los pilotos cayeran girando, llegando a alcanzar las 200 revoluciones por minuto. Lo cual podría resultar fatal.

Para realizar los test del nuevo sistema (incluía sensores de altitud) se construyó un globo de 61 metros que podía alcanzar la estratosfera.

El capitán Kittinger como director del proyecto fue el elegido para realizar los tres ascensos y los tres saltos.

El 16 de Noviembre de 1959 se introdujo dentro de una góndola presurizada y se elevó en el globo hasta los 23.300 metros. Por desgracia en este primer test el estabilizador del paracaídas falló al abrirse demasiado pronto lo que hizo que Kittinger cayera girando a 120 revoluciones por minuto, haciéndole perder la consciencia. Por suerte a 3.000 metros el paracaídas principal se abrió y pudo salvar la vida.

Manhigh_01 Pero Kittinger no se vino abajo por este desastre, y el 11 de Diciembre, tres semanas después,  volvió a subir a la góndola y se elevó hasta los 22.800 metros. Se lanzó y cayó en caída libre durante 17.000 metros antes de que se abriera el paracaídas principal.

El tercer y último test tuvo lugar el 16 de Agosto de 1960. Durante el ascenso la presurización de la góndola falló y Kittinger comenzó a sufrir dolores terribles en su mano derecha, provocados por el vacío. Sin embargo Kittinger no dijo nada temiendo que se cancelara la prueba y incluso el proyecto. Así pues, ascendió durante una hora y 31 minutos. Alcanzó los 30.942 metros. Y saltó.

Esta vez el estabilizador funcionó a la perfección y Kittinger estuvo cayendo en caída libre controlada durante 4 minutos y 36 segundos, a día de hoy sigue siendo el record del mundo de duración, a 5.330 metros abrió el paracaídas y aterrizó en el desierto de Nuevo México. Desde que había saltado hasta tocar tierra habían pasado 13 minutos y 45 segundos. Había llegado a soportar temperaturas de hasta –70 ºC y alcanzó una velocidad máxima de 988km/h.

Un tío con cojones este Kittinger.

Dic 28, 2008
PeiT

Cómo despertarse sin sueño

El otro día estuve hablando con un eminente psicólogo, que prefiere mantener su identidad en secreto, sobre los ciclos del sueño. Me contaba que hay días que aunque duerma más se levante hecho mierda. Espero que esta entrada le ayude.

Los ciclos del sueño

El sueño no es un estado único en el que permanecemos mientras dormimos, sino que tiene 5 etapas. Durante el transcurso de la noche, en el sueño, vamos recorriendo cada una de esas etapas, completándolas todas en un ciclo que dura aproximadamente 90 minutos. Las etapas 1 y 2 son las consideradas como sueño “ligero”, mientras que las etapas 3 y 4 son consideradas de sueño “profundo”. La quinta etapa, que es completamente diferente al resto, es la fase de sueño REM (”movimientos oculares rápidos”), que es cuando soñamos.

Las investigaciones han demostrado que la duración del sueño no es lo que hace que luego nos sintamos frescos y despejados. El factor clave es el número de ciclos completos que realizamos. Cada ciclo del sueño, como ya hemos dicho, dura aproximadamente 90 minutos: 65 minutos de sueño normal (o no-REM, las 4 primeras etapas); 20 minutos de sueño REM (la quinta etapa); y 5 minutos finales en un estado no-REM. La fase REM del sueño es más corta durante los primeros ciclos (menos de 20 minutos) y más largas en los últimos (mas de 20 minutos). En el periodo que hay entre 2 ciclos de sueño no estamos realmente durmiendo: es una especie de zona intermedia, en la que si no somos molestados (por la luz, el frío, el ruido, etc) pasamos a entrar a otro ciclo de 90 minutos.

Si fuéramos a dormir de forma completamente natural, sin alarmas u otro tipo de molestas perturbaciones, nos despertaríamos, aproximadamente, tras un múltiplo de 90 minutos. Por ejemplo tras 4′5 horas, 6 horas, 7 ‘5 horas o 9 horas, pero nunca tras 7 u 8 horas (que no son múltiplos de 90 minutos). Una persona que sólo duerma 4 ciclos (6 horas) se sentirá más descansada que otra que duerma durante 8 o 10 horas, pero que no haya podido completar uno de los ciclos por haberse levantado antes de acabarlo (es decir, que lo haga en la etapa de sueño “profundo” y no en la inicial de sueño “ligero”). Así es como se explica que por ejemplo los fines de semana, sin usar despertador, nos levantamos despejados, y durante la semana cansados (aún pasando sólo un poco mas de tiempo en la cama, y a veces incluso menos), o también es la respuesta a la pregunta con la que empezábamos el artículo.

Sabiendo todo esto, podrán adivinar que el secreto para despertarse despejado es hacerlo justo cuando acaba un ciclo de sueño y empieza otro, es decir, hacerlo en la etapa inicial de sueño “ligero”. Pero, ¿cómo hacer eso? Debido a que cada ciclo dura 90 minutos, podríamos calcular en que momento programar la alarma del despertador, para que nos levantara justo en ese momento, simplemente usando para ello múltiplos de 90 minutos -como por ejemplo que tardara 7 horas y media en sonar-. El problema es que tomar como referencia los 90 minutos es incorrecto, pues no es una regla fija – para cada persona su ciclo de sueño es diferente. Además como hemos visto el ciclo del sueño no es constante… varía en duración a lo largo de la noche (la fase REM es al principio mas corta y luego mas larga), y se ve afectado por factores externos como el ejercicio, el alcohol y las drogas. Tampoco puedes saber si te quedarás dormido al instante, nada más entrar en la cama, o tardarás X tiempo en hacerlo, por lo que al final la alarma podría sonar en el momento incorrecto, durante una fase de sueño “profundo”.

Tenemos que intentar medir nuestros propios ciclos, y aquí es donde comenzamos nuestro método.
El Método

Necesitaremos programar 2 alarmas (hay relojes que lo permiten, o sino pueden usar el reloj despertador y la alarma del telefono móvil, o cualquier combinación que se les ocurra).

La primera alarma la programaremos para que suene antes del momento en el que nos queremos despertar (luego veremos cuanto antes). Y haremos que esta sea en forma de radio o música muy muy tranquila. La segunda alarma la pondremos para que salte en el último momento que te puedes permitir ser despertado, y la haremos sonar con el típico zumbido fuerte y molesto.

El truco es que la primera alarma tenga el volumen exacto para que sólo te pueda despertar si estás en la fase de sueño “ligero”, y que no lo consiga si estás en una etapa de sueño “profundo”. La segunda alarma es simplemente un “salvavidas”, para asegurarnos, en el caso de que la primera alarma no consiga espabilarnos, de hacerlo con el tiempo suficiente para ir a trabajar o lo que sea.

Tendremos entonces que ajustar dos cosas. La primera es en que momento hacer sonar la primera alarma. Puedes usar la regla de los 90 minutos, y estimar así cuando entrarás en una fase de sueño “ligero”, para hacerla saltar en ese momento (por ejemplo si te vas a dormir a las 00:00 programarla a las 7:30). Otra alternativa (quizá más práctica), es poner dicha primera alarma 30, 45, 60, o 90 minutos antes que la segunda, con la esperanza de pasar por alguna etapa de sueño “ligero” durante ese tiempo. La segunda cosa que necesitarás ajustar es el volumen de la alarma. Tiene que ser lo suficientemente fuerte para que te despierte durante el sueño “ligero”, pero no tanto como para despertarte durante el sueño “profundo”. Haciendo pruebas durante varios días (empezando desde el nivel más bajo de volumen e ir aumentándolo) es la única forma de ir afinándolo.

Como veis es un sistema fácil de implementar, y que no necesita de un cambio radical en nuestra forma de vida, pero que puede mejorar notablemente nuestra sensación al despertar y durante el resto del día. ¿Porque no probarlo?

Fuente: javimoya

Nov 19, 2008
PeiT

Este año tendrá un segundo mas

De acuerdo a la Circular 36 del servicio de referencia internacional de rotación de la Tierra (IERS por sus iniciales en ingles), el 31 de diciembre del 2008, a las 23h 59m 59s, se intercalará un segundo llamado bisiesto positivo en la escala de Tiempo Universal Coordinado (UTC).

De esta forma los relojes del UTC que señalaran la llegada del nuevo año deberán marcar esta insólita lectura: 23h 59m 60s, en lugar de la tradicional 23h 59m 59s.

La razón por la que se utilizan segundos bisiestos es que actualmente se mide el tiempo con relojes atómicos estables (Tiempo Atómico Internacional, TAI o International Atomic Time), pero la rotación de la Tierra ha ido reduciendo su velocidad. Gradualmente, el día se ha vuelto más largo a razón de 1,7 milisegundos cada siglo, principalmente debido a las fuerzas de marea de la Luna.

El período actual de rotación de la Tierra, fue mucho más corto en el pasado y será más largo en el futuro. Un período de rotación de seis horas para la Tierra primitiva hace 4 mil millones de años era la norma .La noche y el día se sucedían cada tres horas más o menos en la violenta Tierra primitiva, carente de Luna. Una ves formada la Luna desde una gigantesca colisión, su gravedad ha venido frenando la rotación terrestre, hasta las 24 horas que conocemos y aun lo continua haciendo, motivo por el cual se deben ajustar los relojes, tal y como deberá hacerse el próximo 31 de diciembre.

Fuente: El Universal

Páginas:«1234567...27»

¿Que es Recorcholis.net?

recórcholis.net es un entretenimiento donde publico las cosas curiosas, divertidas, entretenidas o interesantes que me encuentro a diario naufragando por Internet.

Comentarios Recientes