Saltar al contenido

Archivo

Categoría: espacio

grey El fin del mundo

Durante toda la historia de la humanidad, si hay algo que caracterice al ser humano es su insaciable curiosidad. ¿Qué es eso? ¿Cómo funciona? ¿Qué hay detrás de aquella colina?

Tanto en la antigüedad, como hoy en día, las respuestas a estas preguntas solo plantean nuevas preguntas. No es de extrañar que cuando creíamos que la tierra era plana, algunos de nuestros antepasados grecoromanos decidieran caminar hasta el mismo fin de la tierra para contemplarlo con sus propios ojos.

Ese fin del mundo clásico era Finisterre, finis terrae (fin de la tierra). Me resulta difícil imaginar qué podía sentir un romano ante tal vista sabiendo que se encontraba ante el fin del mundo. Sabiendo que más allá de esas aguas se encontraba el más absoluto vacío. Debía tratarse de una visión especialmente terrorífica si la casualidad hacía que se tratara de un día de tormenta en la Costa da morte.

grey El fin del mundo

Hoy en día, nos resulta casi cómico imaginar a ese pobre centurión romano mirando aterrorizado como el Sol era devorado detrás del océano por la nada. El pobre “tonto” temblaba sin saber que al otro lado de ese océano había mucho más de lo que jamás hubiese podido imaginar. La existencia era mucho mayor y mucho más compleja de lo que nunca alcanzaría a entender. Sin embargo, a él solo le preocupaba haber alcanzado el fin del mundo.

grey El fin del mundoNo obstante, al otro lado de ese océano unos laboriosos mayas se esforzaban en crear un calendario para medir el tiempo. Tal es así que su famoso calendario ha llegado como un susurro a nuestros tiempos. Pero lo que nos fascina de él no es su funcionamiento, ni su precisión para la época, sino las mismas preguntas de siempre. El calendario marca hasta 2012… ¿qué hay después?

Si le preguntas al cine, tv y prensa te venderán una historia que a grandes rasgos se asemeja bastante a aquél sol devorado por la nada. Si le preguntas a un experto en historia maya te dirá que el calendario maya es un simple baktun de 394 años que forma parte de un pictun de 8000 años. O simplificado en lenguaje occidental, en 2012 los maya “cambiarían de siglo“.

Lo que nos devuelve a la pregunta de siempre. ¿Qué hay después? ¿Cuando llegará el fin del mundo? Los cerebros más importantes de nuestro tiempo se esfuerzan en conocer el universo que nos rodea, los gobiernos gastan cientos de miles de millones en la exploración espacial. Nuestros más poderosos telescopios espaciales solo alcanzan a vislumbrar hasta lo que los físicos llaman horizonte de sucesos.

grey El fin del mundo

Hasta la fecha solo tenemos teorías, una de ellas señala que el universo puede estar frenando su expansión post Big Bang y que llegado ese momento las galaxias volverán a acercarse unas a otras hasta provocar el Big Crunch, lo que viene siendo la madre de todas las implosiones. Por suerte para nosotros creo que me faltan ceros en el teclado para escribir la cantidad de años que tienen que pasar hasta ese momento.

grey El fin del mundoOtra de las teorías sobre el destino final del universo es la del Big Bounce. Esta teoría complemente al Big Bang y Big Crunch y defiende la idea de que tras cada Big Crunch se produce un Big Bang, con lo que la rueda vuelve a girar y la partida empieza de nuevo. Personalmente me gusta el romanticismo que guarda esta teoría, ya sabéis “el fin del camino no es sino el comienzo de una nueva aventura”.

grey El fin del mundoLa tercera de las teorías es un poco más fría. El Big Freeze soporta la idea de que el universo seguiría expandiéndose eternamente y debido a las leyes de la termodinámica acabaría convirtiéndose en un lugar frío y desolado. No solo se refiere a que las estrellas morirían, sino toda la materia, incluso el más pequeño átomo acabaría perdiendo eventualmente la energía que lo mantiene cohesionado y se desmembraría.

La última de las teorías es el Big Rip y consiste en la expansión acelerada del universo. Cada vez iría a más por lo que en algún momento las galaxias, sistemas solares, planetas e incluso los átomos se separarían los unos de los otros hasta que la materia dispersa ocupara todo el universo. Esto sería completamente lo contrario al Big Bang, en vez de infinita materia concentrad en un punto sería casi cero de materia repartida por todo el infinito universo.

grey El fin del mundo

Personalmente, creo que seguimos siendo igual de tontos que aquel centurión romano, intentando comprender y explicar nuestro pequeña porción de existencia, sin ser conscientes de la maravillas que puedan existir más allá de nuestros ojos. Pero no se puede luchar contra nuestra propia naturaleza, necesitamos saber.

grey Gliese 581G   Hay un 100% de probabilidades de que exista vida en este planetaEl autor de la investigación así lo afirma al menos. Aunque matiza que no se refiere ni mucho menos a vida inteligente tipo alien o E.T., sin embargo una simple bacteria ya cambiaría nuestra forma de entender el universo.

Gliese 581G se encuentra en la constelación de Libra, a “tan solo” 20 años luz de la Tierra. Se trata del primer planeta que reune todas las condiciones necesarias para albergar vida.

Para empezar se encuentra dentro de la zona habitable de su sistema solar. Se estima que es entre 3 y 4 veces mayor que la Tierra, y rocoso por lo que la existencia de agua líquida y de una atmósfera es casi seguro. De ahí a la existencia de vida solo hay un paso. La vida se abre camino en casi cualquier condición por muy extrema que sea, y nada hace pensar que la Tierra tenga algo especial que no exista en otro planeta.

El descubrimiento se ha publicado tras 11 años de investigación, y aporta otra información sobre Gliese 581G como por ejemplo que sus años duran 37 días, y que no rota sobre si mismo, por lo que una cara está siempre iluminada y la otra en perpetua oscuridad. Uno de los coautores del descubrimiento está convencido de que, teniendo en cuenta lo relativamente pronto que lo hemos descubierto, y lo relativamente cerca que se encuentra, el universo debe estar plagado de miles de millones de planetas habitables. Además, confía en que en un par de generaciones (200 años) enviemos robots sofisticados a Gliese 581G para fotografiarlo.

PD: Un bonus más para los conspiranoicos, ¿sabías que hace 2 años recibimos un pulso láser de la constelación Libra?

grey Gliese 581G   Hay un 100% de probabilidades de que exista vida en este planeta

La gente del Museo de Historia Natural de USA ha creado un vídeo, lo más preciso humanamente posible, en el que se recrea el universo conocido.

Partiendo del Himalaya, y visitando el Sistema Solar, la Vía Lactea, y los quasares, hasta llegar al horizonte cósmico.

La parte que más me ha impresionado es la del brillo real del Sol, y la de hasta donde han llegado nuestras primeras emisiones de radio.

El gran xkcd le hace un homenaje al Spirit.

Lo siento, solo para los que sepan inglés.

grey Homenaje al pequeño Spirit

Solo es una máquina… aún así… :_(

grey ¿Por qué el año comienza el 1 de Enero? El correo digital publica un interesantísimo artículo sobre las diferencias entre el solsticio de invierno y el perihelio (descubriéndonos el movimiento de precesión), a la vez que nos explica el porqué de que el año nuevo comience el 1 de Enero, un día que en la escala cósmica no tiene absolutamente nada de especial.

Al parecer la culpa es en parte de los romanos, o mejor dicho del tiempo que necesitaban los romanos para desplazarse a algunos lugares  y en parte a los días que tardaron en circuncidar a Jesucristo.

grey ¿Por qué el año comienza el 1 de Enero?

Desconocemos si El señor enviñeteado entiende el chiste en toda su profundidad. Visto desde fuera, celebramos el inicio de año un día sin sentido, el 1 de enero, situado entre dos que si podrían tenerlo, solsticio de invierno el 21 de diciembre y 3 de enero, perihelio.

¿Por qué celebramos entonces el inicio del año el 1 de enero? Como escribíamos el otro día, celebramos el día de la Circuncisión. Resulta que, gran paradoja, Jesús de Nazaret era judío. Según la tradición nace el 25 de diciembre y, siguiendo la costumbre judía, a los ocho días –se cuenta también el propio 25- es circuncidado y recibe nombre. Y ahí estableció la Iglesia que comenzara el año.

En realidad esto era ya así en tiempos de los romanos y el cristianismo lo adoptó. El año de los romanos comenzaba en marzo, con el reinicio de las campañas militares tras el invierno. Nos lo
recuerda el nombre de algunos meses. Septiembre, por ejemplo, es el séptimo mes contando desde marzo. Lo adelantaron a enero porque a primeros de año se elegían los cónsules. Así podían llegar a tiempo a las campañas de marzo. Esto sucedió en el año 153 a. C. Hemos leído por ahí que Julio Cesar, al instaurar el calendario juliano en el 46 a.C., trató de establecer como inicio del año el solsticio de invierno, pero el Senado se opuso. De lo que no hemos encontrado
información es de por qué los romanos del año 153 a. C. dejaron una semana entre solsticio e inicio de año. Una semana porque, en aquel entonces, el solsticio era el 24 de diciembre y no el 21.

Leer el artículo original al completo

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.