grey El terror de no poder despertarEsta mañana he sufrido uno de los peores momentos de terror de mi vida. Me he despertado y al intentar abrir los ojos era incapaz de hacerlo, no importaba cuanto lo intentase era imposible. Intenté hacerlo ayudado de mis manos pero tampoco podía, no era capaz de coordinar mis brazos, intenté ponerme de pie pero tampoco pude, quise gritar para pedir ayuda pero no servía de nada. Finalmente tras lo que calculo que fueron los 10 peores minutos de mi vida me desperté completamente sobresaltado. Todo había sido un sueño, pero un sueño real.

¿Qué me ha ocurrido? ¿Era una pesadilla normal y corriente? NO, no era una pesadilla normal y coriente.
Yo inmediatamente intuí lo que era, incluso dentro del sueño creía estar casi seguro de lo que se trataba (aunque la información no me sirviera para despertar), había leído sobre ello con anterioridad pero nunca lo había sufrido y aunque sabía que provocaba una sensación de terror nunca pensé que fuera para tanto.

Veamos pues en qué consiste la parálisis del sueño (esto es lo que he sufrido)

La parálisis del sueño (que es como se llama este fenómeno) es algo completamente normal y se produce cada vez que uno duerme. Es el mecanismo natural de defensa del organismo (mediante la segregación de una sustancia por el cerebro) para evitar el “escenificar físicamente los sueños”, lo cual podría resultar dañino y peligroso para el individuo dormido. Pero a veces hay un pequeño “fallo”… y esta sustancia se emite cuando estamos en el periodo de transición entre el sueño y la vigilia, ocurriendo entonces que el cuerpo continua estando dormido, pero la mente ya se ha despertado (en ente sentido es lo contrario al sonambulismo).

Fuente: Javimoya | Leer Más

Dicho así parece que mola, pero nada de eso.

El problema de experimentar una alucinación en este tipo de parálisis, es que al estar combinada con un sueño (en el que existe todo tipo de posibilidades), la imaginación (ídem) y todos los sentidos, es muy impactante y real y casi siempre producen temor o miedo (también depende de la persona).

Los casos más documentados son:

* Respiración: la falta de oxígeno o dificultad para respirar (sentimos que nos asfixiamos).
* Voz: perder la facultad del habla (gritar muchísimo sin que podamos articular palabra).
* Oído: escuchar murmullos o voces (generalmente no dicen nada que se entienda o palabras cortas).
* Visión: pérdida de la vista (generalmente no poder abrir los ojos por alguna razón desconocida).
* Tacto: las más sorprendentes y desconcertantes, sentir una presencia (manos que nos agarran o sujetan, algo que flota cerca nuestro, o sentir alguien cerca que no podemos ver).

Fuente: Emezeta | Leer Más

Ahora ya os hacéis una idea de lo que acojona. Para terminar, solo decir que los que estáis pensando que estoy exagerando con lo de que es aterrador, deciros que cuando yo leía sobre esto pensaba igual que vosotros, pero cuando lo he sufrido os aseguro que nunca he pasado tan mal rato como esta mañana. Me da un poco de vergüenza admitirlo pero hubo momentos en los que llegué a temer estar… bueno ya sabéis, en el otro barrio. icon smile El terror de no poder despertar