Relájate.
Desde ahora, sólo oirás mi voz. Nada más que mi voz…

Voy a contar del uno al cinco. Muy despacio. Cuando llegue a cinco, sentirás el desconcierto más intenso que has sentido en tu vida.

Fuente: Mi mesa cojea | Seguir Leyendo