Feb 5, 2009
PeiT

Pequeña historia sobre los Transbordadores Espaciales

580px-Shuttle_profiles

Estos “ladrillos voladores” siempre me han parecido fascinantes. Nos han acompañado lo largo de la segunda mitad del siglo XX sin casi darnos cuenta y ahora que están próximos a jubilarse (se espera que el último vuelo suceda en 2010) me ha apetecido echar un ojo a su historia.

250px-Shuttle-enterprise El transbordador espacial Enterprise (designación NASA: OV-101) fue el primero en ser construido pero jamás ha pisado el espacio. Esto es debido a que desde un primer momento fue concebido como un transbordador de pruebas. De hecho, fue construido sin motores ni escudo térmico. ¿Qué cómo puede ser útil un transbordador sin motores? Sencillo, se monta encima de un avión y se deja caer 🙂

En un primer momento iba a llamarse “Constitution” en honor al segundo centenario de la constitución americana, pero los fans de la serie Star Trek  consiguieron mediante una campaña que la Casa Blanca decidiera finalmente llamarlo Enterprise como la nave de la serie de tv.

 

El transbordador espacial Challenger (designación NASA: OV-099) fue el segundo transbordador en viajar al espacio. Debe su nombre a una embarcación británica que realizo una investigación marina en 1870.

El Challenger iba a ser una remodelación del Enterprise pero al final se consideró que era más barato construirlo a partir de una estructura de prueba anterior al Enterprise conocida como STA-099, de ahí su designación.

Esta máquina fue la más usada por la NASA durante años, incluso cuando se unieron a la flota otros dos transbordadores nuevos, el Challenger siguió siendo el más usado.

250px-Challenger_explosion Por desgracia la historia del Challenger no tuvo un final feliz. El 28 de enero de 1986, a los 73 segundos del despegue, y debido a un fallo en uno de los cohetes propulsores, el Challenger se desintegró en el aire. Los 7 tripulantes fallecieron cuando la cabina (la única parte del Challenger que no se desintegró) impactó contra el océano tras una caída de casi 3 minutos. En principio se dijo que era poco probable que los tripulantes estuvieran conscientes en el momento del impacto, pero después salieron a la luz pruebas de que al menos cuatro miembros de la tripulación activaron los sistemas auxiliares de suministro de oxígeno.

 

El transbordador espacial Columbia (designación NASA: OV-102) fue el primero en visitar el espacio. También recibe su nombre de una embarcación marítima, en este caso la del primer americano en circunnavegar el mundo.

En su currículo tiene el mérito de ser el primero en visitar el espacio, el primero en realizar una misión de larga duración, y ser el responsable de poner en órbita el telescopio espacial de rayos X Chandra.

_40075179_shuttle238columbia Por desgracia en febrero de 2003 sufrió el mismo destino que el Challenger. Cuando volvía con éxito de una misión acabó desintegrándose en la atmósfera. Nadie se había percatado de la gravedad del impacto que sufrió durante el despegue. Un pequeño objeto de apenas 50cm y 1kg de peso impacto contra el escudo térmico de la nave, pero debido a que esto ocurrió a 805 km/h el impacto perforó un par de paneles y se desprendieron las losetas de protección térmica que había al lado del tren de aterrizaje. Fallecieron los siete astronautas.

Tras esta tragedia los viajes espaciales de los transbordadores se detuvieron durante dos años, durante los cuales se revisaron e investigaron todos los transbordadores.

discovery El transbordador espacial Discovery (designación NASA: OV-103) es uno de los tres transbordadores operativos de la NASA. Fue el encargado de subir el telescopio espacial Hubble, y desde entonces se ha encargado muy a menudo de ir a repararlo.

Discovery fuel el primer transbordador en volver al espacio tras el desastre del Challenger, y nuevamente fue elegido tras el del Columbia.

Como anécdota decir que Pedro Duque, fue el primer español en viajar al espacio y lo hizo abordo del Discovery. Será jubilado en 2010.

Ha realizado 33 misiones desde 1984.

 

250px-Atlantis_Docked_to_Mir El transbordador espacial Atlantis (designación NASA: OV-104) es otro de los tres transbordadores espaciales que aún se utilizan. Fue el cuarto en ser construido tras los desastres del Challenger y Columbia, y será el primero de los actuales en ser jubilado, tras la última visita que tendrá el telescopio espacial Hubble.

Generalmente se encargaba de las misiones relacionadas con la Mir rusa y con la actual Estación Espacial Internacional (ISS).

Cuando se desmantele servirá de piezas de recambio para el Discovery y el Endeavour.

Ha realizado 27 misiones desde 1985.

 

150px-Shuttle_Endeavour_on_launchpad Transbordador espacial Endeavour (designación NASA: OV-105) fue el sexto y último en ser construido. Tras el desastre del Challenger se decidió que era más barato construir uno nuevo que remodelar el Enterprise.

Ha realizado 19 misiones desde 1992, en las que ha hecho prácticamente de todo, Hubble, Mir, ISS…

 

Y eso es todo, o al menos lo más destacable. Creo que echaremos de menos a estos ladrillos cuando en 2010 desaparezcan y tengamos que habituarnos a ver a las naves Orión (las cuales me parecen muy feas), ya que será responsabilidad de ellas llegar a Marte.

400px-Orion_lunar_orbit_(Sept_2006)

Boceto artístico

___
Información sacada de: Wiki española y Wiki inglesa

24 Comentarios

  • Que pena…el transbordador una idea, un sueno y una realidad…se sistituira por los modulos Orion…Pero qie continue la historia espacial…

    ResponderResponder
  • estas fotos son geniales!!!!!

    ResponderResponder
  • tendrian que poner mas fotos de los lados y de adentro eso mejoraria el sitio

    ResponderResponder
  • deberia salir quien construyo el transbordador espacial o quei ustedes entienden :marly tatiana lizcano suarez

    ResponderResponder
  • Tampoco pretendía ser un estudio exaustivo sobre los transbordadores espaciales 🙂

    ResponderResponder
  • nesesito la tegnologia de los transbordadores y esta pagina no la tine buenas imagenes

    ResponderResponder
  • Y DALE “U”

    ResponderResponder
  • El sistema de Transbordador espacial de la NASA (en inglés: Space Transport System, STS o Space Shuttle) forma parte del programa del transbordador espacial, siendo la primera nave espacial reutilizable y la primera capaz de poner satélites en órbita (aunque una órbita baja), y traerlos de vuelta a la superficie. Cada transbordador tiene una vida útil proyectada de 100 lanzamientos. Fue diseñado para ser el sistema bandera de exploración espacial tripulada de EE.UU., al menos durante los años 80, y para hacer realidad el sueño de construir y mantener una estación espacial; el conjunto de transbordadores espaciales, junto con vehículos soviéticos, ha transportado las partes de la Estación Espacial Internacional y lleva suministros, con lo cual el sueño se ha hecho realidad.
    La decisión de construir el Transbordador
    Durante la década de 1960, la NASA había planteado una serie de proyectos sobre vehículos espaciales reutilizables para reemplazar los sistemas de uso único como el Proyecto Mercury, el Proyecto Gemini y el Programa Apollo. La Fuerza Aérea de los EE.UU. (USAF) también tenía interés en sistemas más pequeños con mayor maniobrabilidad, y estaba realizando su propio proyecto de avión espacial, llamado X-20 Dyna-Soar, por lo que ambos equipos trabajaron juntos.
    En la segunda mitad de la década de los 60, el esfuerzo para mejorar el Apollo se estaba diluyendo, y la NASA empezó a buscar el futuro del programa espacial. Su visión fue la de un programa ambicioso que contemplaba el desarrollo de una enorme estación espacial que se lanzara con grandes cohetes, y que fuera mantenida por un “transbordador espacial” reutilizable que pudiera dar servicio a una colonia lunar permanente y que eventualmente pudiera transportar personas a Marte.
    Sin embargo, la realidad fue otra, ya que el presupuesto de la NASA disminuyó rápidamente. En lugar de retroceder y reorganizar su futuro en función de su nueva situación económica, la agencia intentó salvar tanto como fuera posible de sus proyectos. Se descartó la misión a Marte, pero tanto la estación espacial como el transbordador todavía estaban en pie. Finalmente sólo se pudo salvar uno de ellos, que fue el transbordador por razones económicas y logísticas, ya que sin ese sistema no se podría construir una estación espacial.
    A continuación se propuso una gran variedad de diseños, muchos de ellos complejos y diferentes entre ellos. Maxime Faget, diseñador de la cápsula del Mercury, entre otros, creó el “DC-3”, un pequeño avión capaz de llevar una carga de 9.000 kg o menos, cuatro tripulantes, aunque con maniobrabilidad limitada. El DC-3 se constituyó en la plataforma básica con la cual se compararían los demás diseños.

    El esquema del Transbordador, que muestra el orbitador, los dos cohetes SRB a su lado, y el tanque de combustible naranja.
    En su intento de de ver su último proyecto salvado, la NASA pidió ayuda y colaboración de la Fuerza Aérea Estadounidense. La agencia hizo la solicitud de que los futuros lanzamientos de la USAF se hicieran con el transbordador en vez de los lanzadores de un sólo uso que se estaban usando, como el cohete Titan II. Como compensación, la USAF vería ahorros significativos en la construcción y actualización de sus lanzadores, puesto que el transbordador tendría capacidad más que suficiente para lograr los objetivos.
    Sin mucho entusiasmo, la USAF asintió, no sin antes pedir un incremento significativo en la capacidad para permitirle lanzar sus satélites espías proyectados. Estos eran grandes, con un peso aproximado de 18.000 kg, y tendrían que ponerse en órbitas polares, lo cual necesita más energía que la que se requiere para poner un objeto en órbita baja (LEO). El vehículo también tendría que tener la capacidad de maniobrar hacia cualquier lado de su huella orbital para ajustarse a la deriva rotacional del punto de lanzamiento mientras estuviera en la órbita polar – por ejemplo, en una órbita de 90 minutos, el punto Vandenberg AFB en California, EE.UU. tendría una deriva de 1.600 km, mientras que en órbitas más alineadas con el Ecuador, la deriva sería de menos de 400 km. Para lograrlo, el vehículo debería tener alas más grandes y pesadas.
    Con ello, el sencillo DC-3 quedaba fuera de la ecuación debido a su reducida capacidad de carga y habilidad de maniobra. De hecho, todos los diseños eran insuficientes. Todos los nuevos dibujos tendrían que incorporar un ala delta. Y ese no era el único inconveniente – con el incremento de la capacidad del vehículo, los propulsores también debían ser mucho más potentes. De pronto, el sistema había crecido hasta ser más alto que el Saturn VI y sus costes y complejidad se salieron de todos los pronósticos.
    Mientras todo esto sucedía, otras personas sugirieron un enfoque diferente: que la NASA utilizara el Saturn existente para lanzar la estación espacial, la cual sería mantenida por cápsulas Gemini modificadas que irían en cohetes Titan II-M, de la USAF. El coste sería probablemente menor, y alcanzaría el objetivo de la estación internacional antes.
    La respuesta no se hizo esperar: un transbordador reutilizable compensaría con creces el coste de su desarrollo, si se comparaba con el gasto de lanzar cohetes de uso único. Otro factor en el análisis fue la inflación, que fue tan alta en la década de los años setenta del siglo XX que cualquier reposición del coste del desarrollo tenía que ser rápida. Se necesitaba entonces un elevado ritmo de lanzamientos para hacer que el sistema fuera factible desde el punto de vista económico. Estas condiciones no las cumplían ni la estación espacial, ni las cargas de la USAF. La recomendación fue, entonces, hacer los lanzamientos desde el transbordador, una vez construido. El coste de lanzar el transbordador tendría que ser menor que cualquier otro sistema, exceptuando los cohetes pequeños y los muy grandes-.
    Con el tema de la viabilidad solucionado, la NASA se dedicó a obtener fondos para los cinco años que tardaría el desarrollo del proyecto, empresa que no resultó para nada fácil. La inflación, la Guerra de Vietnam y la crisis del petróleo amenazaban con dar al traste con el transbordador, pero era el único proyecto viable, y suspenderlo significaba que EE.UU. no tendría un programa espacial tripulado en la década de 1980. Sin embargo, los presupuestos debían ajustarse, lo cual llevó otra vez a la mesa de diseño. Se abandonó el proyecto de cohete reusable en favor de un cohete sencillo que se desprendiera y fuera recuperado posteriormente. El combustible se sacó del orbitador a un tanque externo, lo cual permitió aumentar la capacidad de carga a costa de desechar el tanque.
    El último escollo de diseño fue la naturaleza de los propulsores. Por lo menos cuatro soluciones se propusieron, y se optó finalmente por la que contemplaba dos cohetes sólidos (en vez de uno grande), debido a menores costos de diseño (aspecto que estuvo permanentemente presente en el diseño del transbordador).

    ResponderResponder
  • aqui no dice que son ni para que sirven a si que busquen un poco mas y despues ponen la pagina O.K.

    ResponderResponder
  • @Anónimo: Sí, bwana.

    ResponderResponder
  • Creo que deverian de aver mas trasnbordadores no esas naves que vi (orion)a medida que valla abansando la tecnologia pueden ser mejor no esas segun son para vuelos a marte eso vi estoy de acuerdo que aiga mas transbordadores espasiales estoi de acurdo que son feas pero esas son desisiones de la nasa porque los tranbordadores sirben para arreglar satelites asta pueden ir mas lejos con er pasar la tecnologia y tan bien creo que podemos vivir en otros planetas y usar los transbordadores para aser buelos alla en atros planetas como en:marte,jupiter,en sus lunas,saturno,en europa luna etc.

    ResponderResponder
  • tu nucas a oido de pandora

    ResponderResponder
  • ¡Cielos Juan Carlos! ¡Qué ortografía!
    El comentario inicial es bueno. Creo que no pretendía ser más que lo que se dijo: “una pequeña historia”. Para consultas científicas de fondo hay otros sitios. La verdad me dio un buen empujón para orientar mi investigación. ¡Gracias!

    Anónimo: Buen añadido. Es más propositivo complementar que solo criticar.

    ResponderResponder
  • seria bacano que siquieran la era de los transbordadores espaciales…
    Ya que son unos inventos que casi nadie tiene el privileguio de montar en ellos.

    ResponderResponder
  • A mi no me parese que deban quitar los transbordadores ya van al espacio para recoger informacion para que nosotros nos mantengamos informados de que pasa en el espacio y para realizar alguna mision

    ResponderResponder
  • @Cristina Becerra Rojas: A mi no me parece es con c

    ResponderResponder
  • lo peor en la vida, pobres los del transbortador challenger

    ResponderResponder
  • las mejores fotos del transbortador challenger y endeavaur por volar por 1
    vez en 1992,fue cuando la trajedia de el challenger 28 de enero de 1983 y hizo nueve misiones antes de desintegrarse a los 73 segundos de su lanzamiento en su decima micion,murieron los siete tripulantes,el transbortador espacial challenger fue el segundo arbitador del programa del transbortador espacial en entrar en servicio,su primer vuelo fue el 4
    de abril de 1983.

    ResponderResponder
  • si nos traen mucha pero mucha informacion los transbortadores

    ResponderResponder
  • esta muy padre todo jejejeje

    ResponderResponder
  • no dice sobre transbordaadores

    ResponderResponder
  • que aburrido y ni si quiera esta lo que yo buscaba yo muy !desconforme!

    ResponderResponder
  • me paracio bien pero no me interesa

    ResponderResponder
  • oye yo una vez vi 3 transbordadores espaciales juntos flotando a simple vista, suspendidos en el espacio, chiquititos como un reflejo de ellos, como si fueran rojos, mucho tiempo permanecieron ahí, he buscado en internet y no hay registros de esto, fue hace como 29 años

    ResponderResponder

Deja un comentario

¿Que es Recorcholis.net?

recórcholis.net es un entretenimiento donde publico las cosas curiosas, divertidas, entretenidas o interesantes que me encuentro a diario naufragando por Internet.

Comentarios Recientes