1. Nos vamos a Google Translator
  2. Elegimos la pestaña Herramientas
  3. Pinchamos sobre Español y sin soltar arrastramos el enlace hasta la barra de firefox que hay justo debajo de la barra de direcciones.

Esto sucede gracias a la completa renovación del Traductor de Google que ya permite traducir al castellano directamente desde 23 idiomas diferentes sin tener que pasar previamente por el Inglés como sucedía antes. Lo cual provocaba traducciones delirantes. No nos engañemos, las traducciones no son ni remotamente perfectas, pero al menos ahora tendremos alguna oportunidad para movernos por páginas rusas, árabes, chinas o danesas.

Por si os quedan dudas os dejo el videotutorial de Arturo Goga: